domingo, 25 de julio de 2010

,
 

Recuerdo cuando vi por primera vez Toy Story en el cine. Me fascinó esa nueva forma de hacer dibujos animados, y desde ese momento siempre quise saber cómo hacerlo. Era solo un niño, pero aquella película me marcó y creo que tiene gran culpa de mi actual camino en los mundos del 3d.

Qué decir de Toy Story 3... la vi ayer y nuevamente me dejo fascinado (como a la mayoría, supongo); pero hay algo que destaco por encima de efectos, calidades y demás: el sentimiento. Hasta ahora, bajo mi punto de vista creo que es la película de animación 3D que más sentimiento me ha transmitido, aunque también puede ser debido a los recuerdos que afloraron al volver a ver a Buzz, Woody y compañía por la gran pantalla.

Una vez más los estudios Pixar se han superado a sí mismos con una película llena de detalles, de efectos, de cambios de guión inesperados (aunque a veces predecibles) y como he dicho antes, de sentimiento.

Hay quién dice que esta es la última parte dado que siempre ha sido pensada para una trilogía, pero hay cierta incertidumbre de si habrá una cuarta entrega. Bajo mi humilde opinión creo que no es bueno rizar el rizo y siempre es mejor quedarse con un bonito recuerdo.

Por mi parte, me apropio de la última frase que Andy dice en la película: Gracias, chicos.

1 comentarios :

  1. Increible, creo que es el mejor final de una saga que he visto en la vida.

    ResponderEliminar